viernes, 22 de junio de 2007

Alcoholismo


El alcoholismo, también conocido como dependencia del alcohol, es una enfermedad que incluye los siguientes cuatro síntomas:
Deseo insaciable: una gran necesidad o deseo compulsivo de beber alcohol.
Pérdida de control: la incapacidad de dejar de beber alcohol una vez que se haya comenzado.
Dependencia física: síndrome de abstinencia, con síntomas tales como náuseas, sudor, temblores y ansiedad, que ocurren cuando se deja de beber alcohol.
Tolerancia: la necesidad de beber cada vez más cantidad de alcohol a fin de sentirse eufórico.

Sí, el alcoholismo es una enfermedad. El deseo insaciable que el alcohólico siente por el alcohol puede ser tan fuerte como la necesidad de comer o beber agua. Un alcohólico continuará bebiendo alcohol aunque tenga problemas serios con la familia, con la salud o con la ley. Así como muchas otras enfermedades, el alcoholismo es crónico, lo cual significa que la persona padecerá de esta enfermedad toda su vida; generalmente su curso es predecible y presenta síntomas. El riesgo de desarrollar el alcoholismo responde a influencias tanto de los genes de la persona como de su estilo de vida.

Las investigaciones demuestran que el riesgo de desarrollar alcoholismo ciertamente viene de familia. Los genes que hereda una persona explican en parte este hábito, pero el estilo de vida también constituye un factor. Actualmente, los investigadores están tratando de identificar aquellos genes específicos que ponen a las personas en riesgo de desarrollar el alcoholismo. Sus amigos, el nivel de estrés en su vida y la facilidad de acceso al alcohol son factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar el alcoholismo. Pero recuerde: el riesgo no dicta su destino. Simplemente porque el alcoholismo viene de familia no quiere decir que el hijo de un alcohólico automáticamente se convierta también en alcohólico. Algunas personas desarrollan el alcoholismo aun cuando no haya nadie en su familia que tenga problemas con el alcohol. De la misma manera, no todos los hijos de familias alcohólicas tienen problemas con el alcohol. Sin embargo, es importante saber si usted corre un riesgo, ya que entonces puede tomar medidas de prevención para protegerse de desarrollar problemas con el alcohol.

No, en este momento el alcoholismo no se puede curar. Aun cuando el alcohólico haya dejado de beber por mucho tiempo, puede sufrir una recaída. Para prevenir una recaída, un alcohólico debe continuar evitando las bebidas alcohólicas.

Sí, el alcoholismo es tratable. Los programas para el tratamiento del alcoholismo se sirven tanto de la consejería como de las medicinas para ayudar a que una persona deje de beber. La mayoría de los alcohólicos necesitan ayuda para recuperarse de su enfermedad. Con apoyo y tratamiento, muchas personas pueden dejar de beber y reconstruir sus vidas.

Hay una variedad de medicinas que tratan el alcoholismo. A veces se utilizan benzodiacepinas (Valium®, Librium® ) durante los primeros días después de que la persona haya dejado de beber para ayudar a que se abstenga del alcohol de una manera segura. Sin embargo, estas medicinas no se utilizan más allá de los primeros días porque pueden ser muy adictivas. Otras medicinas ayudan a que la gente se mantenga sobria. Una de las medicinas que se administran con este propósito es el naltrexone (ReVia™ ). Cuando se combina con consejería, el naltrexone puede reducir la necesidad compulsiva de beber alcohol y ayudar a prevenir que una persona vuelva a beber de manera excesiva o tenga una recaída. Hay otra medicina, el disulfiram (Antabuse® ), que quita el deseo de beber haciendo que la persona se sienta enferma si toma alcohol. Si bien hay varias medicinas que ayudan a tratar el alcoholismo no existe una “píldora mágica”. En otras palabras, no se dispone de ninguna medicina que funcione en todos los casos ni para todas las personas. El desarrollo de medicinas nuevas y más eficaces para el tratamiento del alcoholismo sigue siendo una importante prioridad para los investigadores.

El tratamiento del alcoholismo tiene buenos resultados para muchas personas. Pero, al igual que muchas enfermedades crónicas, existen diferentes grados de éxito en cuanto a los tratamientos. Algunas personas dejan de beber y se mantienen sobrias. Otras pasan por largos períodos de sobriedad con algunas recaídas y hay otras personas a quienes no les es posible dejar de beber en ningún momento. Sin embargo, en cuanto a los tratamientos, queda claro una cosa: cuanto más tiempo se abstenga una persona de beber alcohol, más probabilidades tendrá de permanecer sobria.

No. El alcoholismo es solamente uno de los tipos de problemas relacionados con el alcohol. El abuso del alcohol puede resultar igualmente dañino. Una persona puede abusar del alcohol sin que sea necesariamente alcohólica –es decir, esta persona puede beber demasiado y con frecuencia pero aun así no ser dependiente del alcohol. Algunos de los problemas relacionados con el abuso del alcohol incluyen no poder cumplir con las responsabilidades laborales, escolares o familiares; arrestos por conducir alcoholizado y accidentes automovilísticos; así como padecimientos médicos relacionados con la bebida. Bajo ciertas circunstancias, hasta beber alcohol sólo en ocasiones sociales o moderadamente puede ser peligroso –por ejemplo, si se conduce un vehículo, si se está embarazada o si se están tomando ciertas medicinas.

El abuso del alcohol y el alcoholismo se extienden a través de sexos, razas y nacionalidades. Cerca de 14 millones de personas en los Estados Unidos –1 de cada 13 adultos– abusan del alcohol o son alcohólicas. En general, sin embargo, hay más hombres que mujeres dependientes del alcohol o que tienen problemas relacionados con el alcohol. Asimismo, los problemas con el alcohol se encuentran más difundidos entre adultos jóvenes, entre los 18 y los 29 años de edad, y se observan menos entre personas de 65 años o mayores. También sabemos que las personas que comienzan a beber a más temprana edad –por ejemplo a los 14 años o antes– aumentan en gran medida la posibilidad de desarrollar problemas con el alcohol en algún momento de su vida.

Responder a las siguientes cuatro preguntas puede servir de ayuda para determinar si usted o un ser querido tiene un problema con el alcohol:
¿Ha pensado usted alguna vez que debe beber menos alcohol?
¿Se ha sentido molesto porque la gente le critica que usted beba?
¿Se ha sentido usted alguna vez mal o culpable por beber alcohol?
¿Alguna vez ha tomado un trago ni bien se despierta por la mañana a fin de tranquilizar sus nervios o para quitarse la borrachera?
Si contestó que “sí” a una de estas preguntas es posible que tenga un problema con el alcohol. Si contestó que “sí” a más de una de las preguntas, es muy probable que tenga un problema. Si cree que usted o alguna persona conocida podría tener un problema con el alcohol, es importante que vea de inmediato a un médico o proveedor de asistencia médica. Ellos podrán ayudar a determinar si existe un problema con el alcohol y recomendar la mejor manera de proceder.
¿Una persona que tiene problemas con el alcohol puede simplemente disminuir su consumo?
Depende. Si esa persona ha sido diagnosticada como alcohólica, la respuesta es no. Los alcohólicos que tratan de disminuir su consumo de alcohol, raramente lo logran. Dejar de beber—es decir, abstenerse de beber alcohol– es generalmente el mejor camino para recuperarse. La gente que no es dependiente del alcohol pero que ha experimentado problemas relacionados con el alcohol puede llegar a limitar la cantidad de alcohol que consume. Si no pueden respetar estos límites deben dejar de beber por completo. La pregunta 13 se refiere a este tema, “¿hasta cuánto se puede beber sin que sea peligroso?”
Si un alcohólico se rehusa a pedir ayuda, ¿qué se puede hacer al respecto?
Esto puede ser un gran desafío. No se puede forzar a un alcohólico a pedir ayuda, excepto bajo ciertas circunstancias, tales como un incidente de violencia que conduce a un tratamiento obligado por orden judicial o por una emergencia médica. Pero no se debe esperar a que una persona “toque fondo” para actuar. Muchos especialistas en el tratamiento del alcoholismo sugieren los siguientes pasos para ayudar a un alcohólico a que se someta a un tratamiento:
Deje de “encubrir” a la persona. Los miembros de la familia a menudo inventan excusas ante otras personas o tratan de proteger al alcohólico de las consecuencias de su consumo de alcohol. Es importante dejar de encubrir al alcohólico para que pueda experimentar en su totalidad las consecuencias de este consumo.
Intervenga en el momento oportuno. El mejor momento para hablar con la persona que tiene un problema con el consumo del alcohol es inmediatamente después de que haya ocurrido un incidente relacionado con este consumo –como por ejemplo una discusión familiar seria o un accidente. Elija un momento en que la persona esté sobria, ambos estén relativamente tranquilos y tengan la oportunidad de hablar en privado.
Sea específico. Exprésele a su familiar que siente preocupación por la manera en que bebe. Utilice ejemplos de las formas en que la bebida de alcohol ha ocasionado problemas, incluyendo el episodio más reciente.
Ponga de manifiesto los resultados. Explíquele al bebedor lo que hará usted si no busca ayuda –no para castigar al bebedor, sino para protegerse a usted mismo de los problemas de éste. Lo que usted le diga puede variar desde rehusarse a asistir, con la persona, a cualquier actividad social donde se sirva alcohol hasta mudarse de la casa. No amenace con cosas que no pueda llevar a cabo.
Pida ayuda. Reúna información por anticipado acerca de las opciones de tratamiento disponibles en la comunidad. Si la persona está dispuesta a recibir ayuda, llame de inmediato para hacer una cita con un consejero de tratamiento. Ofrézcase para acompañar al miembro de la familia a la primera visita del programa de tratamiento y/o a la reunión de Alcohólicos Anónimos.
Llame a un amigo. Si el miembro de la familia aún se resiste a pedir ayuda, pídale a un amigo que hable con la persona siguiendo los pasos descriptos. Un amigo que sea un alcohólico en recuperación puede llegar a ser especialmente convincente, pero cualquier persona que sea compasiva y no sentenciosa puede colaborar. A menudo se necesita la intervención de más de una persona, más de una vez, para persuadir a un alcohólico a que busque ayuda.
La unión hace a la fuerza. Con la ayuda de un profesional de la salud, algunas familias se unen formando un grupo con otros familiares y amigos para reconfortar a un alcohólico. Este acercamiento debe intentarse solamente bajo el liderazgo de un profesional de la salud que tenga experiencia en esta clase de intervención grupal.
Busque apoyo. Es importante recordar que no está solo. Hay grupos de apoyo a su alcance en la mayoría de las comunidades, como ser Al-Anon, que celebra reuniones periódicas para cónyuges y otros adultos cercanos a la vida de un alcohólico, y Alateen, orientado hacia los hijos de alcohólicos. Estos grupos ayudan a que los miembros de la familia entiendan que ellos no son responsables de que un alcohólico beba y que necesitan tomar medidas para cuidarse a sí mismos, más allá de si el miembro de la familia que es alcohólico decida buscar ayuda o no. La pregunta 19 ofrece información para ponerse en contacto con estos recursos y otros.
Para la mayoría de los adultos, el consumo moderado de alcohol –hasta dos tragos por día para los hombres y un trago para las mujeres y personas de edad– causa pocos problemas o ninguno. (Un trago equivale a una botella de 12 onzas de cerveza o bebida a base de vino [wine cooler], un vaso de 5 onzas de vino o 1,5 onza de licor de 80° de graduación alcohólica).
Sin embargo, hay ciertas personas que no deben beber en absoluto:
Mujeres embarazadas o que están intentando quedar embarazadas.
Personas que piensan conducir o realizar actividades que requieran estado de alerta y destreza (como el uso de maquinarias de alta velocidad).
Personas que estén tomando medicinas, recetadas o de venta libre.
Personas con padecimientos médicos que puedan agravarse con el alcohol.
Alcohólicos en recuperación.
Personas menores de 21 años.

No, beber durante el embarazo es peligroso. El alcohol puede tener muchos efectos dañinos en el bebé. El bebé puede nacer con un retardo mental o con problemas de aprendizaje o de conducta que le duren toda la vida. No sabemos exactamente cuánto alcohol es necesario para causar estos problemas. Sin embargo, lo que sí sabemos es que estos defectos congénitos relacionados con el alcohol se pueden prevenir en un 100 por ciento, simplemente no bebiendo alcohol durante el embarazo. El proceder más seguro para las mujeres embarazadas o que intentan quedar embarazadas es no tomar alcohol en absoluto.

Los efectos del alcohol varían de acuerdo a la edad. Tiempos de reacción más lentos, problemas auditivos y visuales y menos tolerancia a los efectos del alcohol ponen a las personas de edad avanzada en mayor riesgo de sufrir caídas, accidentes automovilísticos y otros tipos de heridas que pueden resultar del consumo de alcohol.
La gente de edad también tiende a tomar más medicinas que las personas más jóvenes. La mezcla del alcohol con medicinas recetadas o de venta libre puede ser muy peligroso, hasta fatal. Hay más de 150 medicinas que son dañinas en combinación con el alcohol. (Referirse a la pregunta 18 para más información). Además, el alcohol puede agravar los padecimientos médicos más comunes de las personas de edad, como la presión arterial alta y las úlceras. Los cambios físicos asociados con el envejecimiento pueden hacer que las personas mayores se sientan “eufóricas” aun hasta luego de beber sólo una pequeña cantidad de alcohol. De manera que, aún si no existe un motivo médico para evitar el alcohol, las mujeres y los hombres de edad avanzada deben limitarse a un trago por día.

Sí, el alcohol afecta a las mujeres de forma diferente a como afecta a los hombres. Las mujeres se incapacitan más que los hombres luego de beber la misma cantidad de alcohol, aún tomando en cuenta las diferencias en el peso. Esto es así porque el cuerpo de las mujeres contiene menos agua que el de los hombres. Debido a que el alcohol se mezcla con el agua que hay en el cuerpo, una determinada cantidad de alcohol se manifiesta en forma más concentrada en el cuerpo de una mujer que en el de un hombre. En otras palabras, sería como echar la misma cantidad de alcohol en un cubo de agua mucho más pequeño. (Referirse a la pregunta 13 en cuanto a los límites recomendados).
Además, el abuso crónico del alcohol produce un daño físico más pronunciado en las mujeres que en los hombres. La dependencia del alcohol y los problemas médicos relacionados, tales como daños en el cerebro, el corazón y el hígado, progresan más rápidamente en las mujeres que en los hombres.

Los estudios han demostrado que aquellas personas que beben en forma moderada –hombres que beben dos o menos tragos por día y mujeres que beben uno o menos tragos por día– tienen menos probabilidades de morir de enfermedades del corazón que aquellas personas que no beben alcohol o aquellas que beben más cantidad. Se cree que estas pequeñas cantidades de alcohol ayudan a proteger contra las enfermedades del corazón modificando los componentes químicos de la sangre y reduciendo así el riesgo de que se produzcan coágulos en las arterias cardíacas.
Sin embargo, si usted no bebe, no debe comenzar a hacerlo nada más que para beneficiar a su corazón. Puede prevenir las enfermedades del corazón haciendo ejercicio regularmente y comiendo alimentos con pocas grasas. Y si está embarazada, planea quedar embarazada o ha sido diagnosticado como alcohólico, o si sufre de alguna otra afección médica que pueda hacer que el consumo de alcohol le haga daño, no debe beber. Si usted puede beber alcohol sin problemas y elige hacerlo, hágalo con moderación. La bebida en exceso en realidad puede aumentar el riesgo de las fallas del corazón, los derrames cerebrales y la presión arterial alta, así como ocasionar muchos otros problemas médicos, como la cirrosis de hígado.

Posiblemente. Hay más de 150 medicinas que son dañinas en combinación con el alcohol. Los efectos de esta combinación pueden incluir un aumento en el riesgo de contraer enfermedades, de lastimarse o hasta de morirse. Los efectos del alcohol se acentúan al ingerir medicinas que deprimen el sistema nervioso central, tales como pastillas para dormir, antihistamínicos, antidepresivos, drogas para combatir la ansiedad y algunos analgésicos. Además, algunas medicinas que se recetan para ciertos trastornos, incluyendo la diabetes, la presión arterial alta y las enfermedades del corazón, pueden resultar contraproducentes en combinación con el alcohol. Si está tomando cualquier medicina recetada o de venta libre, pregúntele al doctor o farmacéutico si puede tomar alcohol sin que le ocasione problemas.

Hay muchos recursos a nivel nacional y local que pueden prestar ayuda. El Servicio Nacional de Referencia para el Tratamiento de Problemas Relacionados con las Drogas y el Alcohol (National Drug and Alcohol Treatment Referral Routing Service) tiene un número de teléfono gratuito, (800) 662-HELP, donde se ofrece información sobre varios recursos. Mediante este servicio, usted puede hablar directamente con un representante acerca del tratamiento para el abuso de substancias tóxicas, solicitar material impreso sobre el alcohol y otras drogas u obtener información sobre el tratamiento para el abuso de substancias tóxicas en su estado.
Mucha gente también está de acuerdo en que los grupos de apoyo son un elemento beneficioso para la recuperación.
FUENTE CDN EN ESPAÑOL

Prevención de Lesiones Cerebrales


Las lesiones cerebrales son el resultado de un impacto o fuerte golpe en la cabeza. A veces estas lesiones son denominadas "concusiones" o "lesiones traumáticas del cerebro" (TBI, por sus siglas en inglés) y su importancia puede variar de leve a severa.
La mayoría de las lesiones cerebrales leves no son peligrosas, pero a veces pueden causar problemas serios y de duración prolongada. La mejor forma de protegerse a sí mismo y a su familia de las lesiones cerebrales es impidiendo que sucedan.
Cómo Prevenir una Lesión Cerebral
He aquí algunos consejos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Asociación Americana de Trauma Cerebral para reducir la posibilidad de que usted o un miembro de su familia sufra una lesión cerebral.
Utilice un cinturón de seguridad cuando conduzca o viaje en un vehículo motorizado.
Al viajar en automóvil, asegure siempre a su hijo en un asiento de seguridad para niños, asiento elevador o asiento convencional (dependiendo de la altura, peso y edad del niño) con el cinturón de seguridad.
Nunca conduzca cuando se halle bajo la influencia de alcohol o drogas.
Utilice un casco y asegúrese de que sus hijos utilicen uno al:
montar en bicicleta, motocicleta, snowmobile y vehículos de todo terreno;
practicar un deporte de contacto como fútbol americano, hockey sobre hielo o boxeo;
utilizar patines en línea o montar en patineta;
batear y correr bases al jugar al béisbol o softball;
montar a caballo; o
esquiar o practicar snowboarding.
Evite caídas en el hogar al:
utilizar una escalerita con barandilla para alcanzar los objetos en las repisas elevadas;
instalar pasamanos en las escaleras;
colocar seguros en las ventanas para evitar que los niños puedan abrirlas y caer;
utilizar barreras de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras cuando hay niños en casa;
practicar un programa de ejercicios con regularidad para mejorar su condición física, equilibrio y coordinación;
reducir el peligro de tropezar retirando alfombras pequeñas y cables eléctricos sueltos;
utilizar alfombrillas de hule para evitar resbalones en la bañera y en la ducha;
colocar barras de sujeción al lado del inodoro y en la bañera o ducha; y
acudir al oftalmólogo con regularidad para examinar su visión.
Asegúrese de que la superficie del parque donde juega el niño esté fabricada con un material que absorba los impactos (por ejemplo, madera blanda, arena).
Guarde las armas de fuego descargadas en un armario cerrado o en una caja fuerte. Guarde las balas bajo llave en otro lugar.

Cuándo Consultar al Médico: Signos y Síntomas de una Lesión Cerebral
Preguntas para Su Doctor
He aquí algunas preguntas importantes para cuando vaya a ver al doctor:
¿Cuánto tiempo durarán estos síntomas?
¿Qué puedo hacer para mejorar esta condición?
¿Resulta seguro volver a mi ruti na diaria normal, estudios, tra bajo o practicar deportes y otras actividades físicas?
¿Qué puedo hacer para evitar lesionarme nuevamente?
A continuación hallará una lista de síntomas comunes de una lesión cerebral (concusión). Si usted o un miembro de su familia sufre una lesión en la cabeza y usted observa alguno de los síntomas de la lista, llame a su médico inmediatamente. Describa la lesión y los síntomas, y pregunte si debe solicitar una cita para ver a su médico de cabecera u otro especialista.
Síntomas de una Concusión
En Adultos
Dolor de cabeza o de cuello persistente
Dificultades para recordar cosas, prestar atención o tomar decisiones
Lentitud al pensar, hablar, actuar o leer
Perderse o confundirse fácilmente
Sentirse cansado todo el tiempo, con falta de energía o de motivación
Cambios en el carácter (sentirse triste o con rabia sin razón alguna)
Cambios en el hábito de dormir (dormir por períodos más extensos o tener dificultades para dormir o insomnio)
Sentirse mareado o pérdida del equilibrio
Mayor sensibilidad a la luz, sonidos o distracciones
Visión borrosa u ojos que se cansan fácilmente
Pérdida de los sentidos del olfato o del gusto
Zumbido en los oídos

En los Niños
Falta de ánimo, se cansa fácilmente
Irritado o de mal humor (no para de llorar o no se le puede consolar)
Cambios alimenticios (no come o lacta [amamanta])
Cambios en los hábitos de sueño
Cambios en la manera de jugar
Cambios en el rendimiento escolar
Falta de interés en sus juguetes o actividades favoritas
Pérdida de nuevas habilidades, como la de usar el baño
Pérdida del equilibrio, inseguridad al caminar .


FUENTE CDC EN ESPAÑOL

Plomo en las joyas de juguete: preguntas y respuestas


Las joyas (o bisutería) de juguete son peligrosas para los niños, si se las tragan o se las llevan a la boca. En 2003, un niño de 4 años de edad se tragó una joya de juguete comprada en una máquina dispensadora automática. El niño se enfermó porque la joya tenía plomo. El potencial de exposición al plomo entre los niños debido a estos productos obligó a la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de los Estados Unidos (Consumer Product Safety Commission, CPSC) a emitir, el 8 de julio de 2004, la orden de retirar del mercado 150 millones de joyas de juguete de metal, de las que se venden ampliamente a través de las máquinas dispensadoras automáticas.
¿Qué debo hacer si sospecho que mi hijo se ha llevado a la boca una joya de juguete que contiene plomo?
Consulte con su proveedor de cuidados de salud, quien podrá realizarle al niño un examen de sangre para determinar si ha estado expuesto al plomo y, si ese es el caso, recomendar el tratamiento adecuado. La mayoría de los niños con niveles elevados de plomo en la sangre no muestran ningún síntoma. Sin embargo, no hay nivel de plomo en la sangre que no sea peligroso. A medida que aumentan los niveles de plomo en la sangre, también aumentan sus efectos en el aprendizaje y el comportamiento de los niños. La única manera de saber si su hijo tiene un nivel elevado de plomo es a través de un examen de sangre.
¿El solo hecho de ponerse una joya de juguete es suficiente para que los niños tengan niveles elevados de plomo en la sangre?
No. Sin embargo, a menudo los niños se llevan objetos a la boca. Por lo tanto, si usted tiene un niño pequeño en casa, asegúrese de que no tenga acceso a joyas de juguete ni a otros artículos que pudieran contener plomo.
¿Dónde puedo conseguir más información sobre los artículos retirados del mercado?
La CPSC pide a los padres que busquen en los juguetes de metal de sus hijos y, si hay alguna joya de metal, que la tiren a la basura. Para obtener más información sobre los artículos retirados del mercado, sírvase llamar al 1-800-638-2772 o visitar el sitio de la CPSC
www.cpsc.gov, donde también encontrará fotos de estos juguetes.

ASMA BRONQUIAL


¿Qué es el asma?
El asma es una afección inflamatoria de los bronquios o vías aéreas situadas en los pulmones, causada por alergenos, irritantes e infecciones respiratorias (como los resfriados y la gripe).
Esta inflamación causa dificultad al respirar, presión en el pecho, tos y sibilancia.
Más de 14 millones de personas en los Estados Unidos sufren de asma.

El asma es la enfermedad crónica más común durante la niñez.
Más de 5 millones de niños tienen asma.
Aproximadamente 9 niños de cada 100 tienen asma.
Los niños asmáticos de edad escolar pierden 14 millones de días de escuela todos los años.
El asma ha aumentado dramáticamente en los niños desde la década de 1980.


¿Cuáles son los síntomas del asma?
Tos frecuente
Sibilancia
Infecciones respiratorias frecuentes como resfriados y gripe
Presión en el pecho
Dificultad para respirar
Tos frecuente por las noches
Tos después de llorar, reírse o de cualquier actividad física


¿Qué factores desencadenan el asma?
El ejercicio, en particular correr
Las infecciones respiratorias, como resfriados y gripe
Las alergias
Fumar cigarrillos, emanaciones, ácaros, caspa animal, cucarachas, moho, polen, olores fuertes, aerosoles y otros irritantes
El clima, en particular el aire frío
La tensión emocional o la excitación
Asma entre los jóvenes que residen en granjas operadas por hispanos

El término "jóvenes de hogares granjeros" se aplica a todos los jóvenes de 0 a 19 años de edad que residen en granjas e incluyen a todos los jóvenes que trabajan y a los que no trabajan.
Se calcula que 18,000 jóvenes vivían en hogares de granjas operadas por hispanos en el año 2000:
1,300 jóvenes de hogares granjeros habían sido diagnosticados con asma (72 asmáticos por cada 1,000 jóvenes que viven en granjas operadas por hispanos).

Los jóvenes de 16 a 19 años de edad tenían la tasa de prevalencia de asma más alta (91 asmáticos por cada 1,000 jóvenes que vivían en granjas operadas por hispanos).
250 jóvenes de hogares granjeros requirieron atención médica profesional debido al asma (14 asmáticos por cada 1,000 jóvenes que vivían en granjas operadas por hispanos).
403 jóvenes de hogares granjeros tuvieron al menos un ataque de asma el año pasado mientras trabajaban en la granja (50 asmáticos por cada 1,000 jóvenes que vivían en granjas operadas por hispanos.
Los jóvenes de 16 a 19 años de edad tenían la tasa de prevalencia más alta por haber tenido un ataque de asma mientras trabajaban en la granja (61 asmáticos por cada 1,000 jóvenes que viven en granjas operadas por hispanos).


Usted puede prevenir los ataques de asma si conoce los desencadenantes
Los padres deben conocer los desencadenantes que están presentes en las granjas como el humo de la madera, los fertilizantes, el polen de los cultivos y de las malezas y los químicos, como también de las áreas altas en moho como instalaciones de forraje y almacenamiento.

Los padres deben estar preparados para tomar los pasos necesarios a fin de evitar que los niños asmáticos queden expuestos a estos desencademantes únicos.
Sepa qué es lo que desencadena los ataques de su hijo.
Evite los desencadenantes que causan los ataques como el humo de cigarrillo, los gases de escape diesel y los fertilizantes.
Limite el trabajo y los juegos al aire libre cuando sean altos los niveles de polen y la contaminación del aire.
Mantenga a los niños asmáticos alejados de áreas de cultivos altas en irritantes de moho, como sitios de almacenamiento, áreas de trabajo de mezcla de forrajes, heno, etc.
Si es posible, no use una estufa para quemar madera, calentadores de queroseno ni la chimenea.

La clave de la prevención está en la educación
Los padres pueden controlar el asma de sus hijos y ayudarles a sentirse libres de síntomas la mayor parte del tiempo. Los padres deben tener en cuenta que el asma no desaparece cuando los síntomas de sus hijos se disipan.
Eduque a sus hijos sobre cómo manejar el asma de la manera adecuada.
Edúquese usted mismo sobre las maneras de prevenir y tratar el asma.
Asegúrese de decirle a los miembros de su familia, a los compañeros de juegos y a los maestros lo que deben hacer en caso de que su hijo sufra un ataque agudo de asma.
Necesita trabajar con un médico en un plan para reducir el asma de su hijo.
Debe visitar al médico de su hijo cada seis meses.
Debe saber que las inyecciones para las alergias pueden reducir los ataques de asma.
Debe asegurarse de que los niños están tomando la medicina adecuada en la dosis adecuada y a los intervalos adecuados.

fuente. cdc en español

El hermano mayor es más inteligente que el segundo


Los números cuentan, al menos para sacar conclusiones no intuitivas sobre un tema muy discutido: la relación entre la inteligencia y el rango de un hermano en la familia. Ahora, un estudio noruego realizado sobre nada menos que 240.000 jóvenes varones de 18 y 19 años, a los que se les realizó la prueba habitual del cociente intelectual (CI) cuando se presentaron a filas en los años ochenta y noventa, ha encontrado que los hermanos mayores obtuvieron un resultado ligeramente mejor, como media, que los que les siguen en edad. La diferencia en la puntuación fue de 2,3 puntos (entre 103 y 100,7). El estudio es de diseño elegante, según los expertos, y tiene en cuenta también la situación familiar y otros factores. Una conclusión importante es que esta diferencia en el CI se manifiesta incluso aunque el hermano mayor no lo sea biológicamente, por haber perdido por fallecimiento a uno o varios hermanos nacidos con anterioridad a él, siempre que se haya criado como hermano mayor. Es decir, la ventaja en inteligencia se refiere al rango social en la familia y no al orden biológico, lo que excluye prácticamente que el origen sea genético o esté en las condiciones prenatales en que se desarrollaron los hermanos. Tutor del pequeñoEl estudio se publica hoy en la revista Science y sus autores, Petter Kristensen y Tor Bjerkedal, presentan los resultados como una confirmación de que la diferencia entre hermanos mayores y segundos se debe a la interacción social de cada uno de ellos con su entorno familiar y entre ellos. La hipótesis, que recuerda el especialista Frank J. Sulloway en la misma revista, es que el hermano mayor, al actuar como tutor de su hermano pequeño, desarrolla mejor las habilidades cognitivas que luego son puntuadas en las pruebas. Esta hipótesis explica además por qué, en muchos estudios realizados anteriores, los hijos únicos puntúan habitualmente peor que los hermanos mayores, ya que no tienen a quién tutelar. También explicaría un hecho curioso, que cuando las pruebas de inteligencia a los hermanos se hacen antes de los 12 años, son los menores los que suelen puntuar mejor que los mayores. Según el modelo de confluencia, esto se debe a que, hasta esa edad, el hermano menor degrada el ambiente intelectual del mayor y es cuando el mayor empieza a enseñarle lo que sabe al menor cuando cambia la situación. Sulloway reta a los investigadores a realizar estudios similares con grandes bancos de datos como el noruego, para poder dilucidar, además de si lo mismo se cumple en las mujeres, si el origen de las diferencias justifica alguna de las hipótesis manejadas hasta ahora o más bien se debe a una combinación de varias. Por ejemplo, el factor genético y el gestacional pueden desempeñar un papel en el caso de los gemelos, que suelen obtener peor puntuación que los hermanos mayores.



jueves, 21 de junio de 2007

La OMS lanza un plan de 1.800 millones para combatir la tuberculosis resistente

La OMS lanza un plan de 1.800 millones para combatir la tuberculosis resistente§ El objetivo es prevenir cientos de miles de casos de la enfermedad antes de 2008 Un paciente de tuberculosis en un hospital de Myanmar. MADRID.- Un total de 1.800 millones de euros hasta 2008. Es la cantidad de dinero que destinará la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto a la Asociación Stop TB, para la implantación de un plan de respuesta urgente que haga frente al aumento de casos de tuberculosis resistentes en todo el mundo.
"La tuberculosis extremadamente resistente
(XDR-TB) es una amenaza para la seguridad y estabilidad de la salud global", afirma la directora general de la OMS, Margaret Chan.El Plan de Respuesta Global para la MDR-TB y XDR-T 2007-2008, que así se llama la ambiciosa iniciativa, pretende fortalecer los programas nacionales para el tratamiento de la tuberculosis resistente, modernizar los laboratorios y mejorar la investigación de medicamentos y las pruebas de diagnóstico.Según explica la OMS, el plan podría prevenir cientos de miles de casos de tuberculosis resistente a los fármacos y salvar la vida de unos 134.000 individuos. Uno de los objetivos es multiplicar por 10 el número de pacientes con tuberculosis multirresistente (MDR-TB) o extremadamente resistente (XDR-TB) que acceden al tratamiento.
"Uno de los elementos clave de este plan es garantizar el suministro de fármacos de calidad para tratar las cepas resistentes de la enfermedad en los países más desfavorecidos", señala el doctor Marcos Espinal, Secretario Ejecutivo de la Asociación Stop TB ('Detén la Tuberculosis')."Las alarmas por el riesgo potencial de una epidemia intratable, como la provocada por la cepa XDR de la tuberculosis, ya están sonando. El plan es nuestra respuesta, que lanzamos en nombre de todos los pacientes y comunidades cuyas vidas corren más peligro. Es una ambiciosa iniciativa que debe ser apoyada por todos los sectores si queremos acorralar las cepas resistentes de la tuberculosis", ha declarado Mario Raviglione, director del departamento Alto a la tuberculosis de la OMS. La OMS financiará el proyecto a través del Fondo Global contra el sida, la tuberculosis y la malaria y también mediante aportaciones de la comunidad internacional. Un año de preocupaciones
La primera vez que el mundo supo de la existencia de la cepa extremadamente resistente fue en marzo de 2006, después de que un grupo de investigadores hablaran de que estas cepas suponían una
amenaza emergente. Estas preocupaciones se confirmaron cuando la XDR-TB se detectó en 53 pacientes de una zona rural de Sudáfrica con una alta prevalencia de VIH. 52 de los afectados fallecieron en un plazo de 25 días después de que les detectaran la cepa. Según las últimas estadísticas oficiales, recogidas por el diario 'Cape Times', la XDR-TB continúa propagándose en Sudáfrica, a pesar de que el país afirmó hace poco que tenía la situación controlada. El número de casos registrados de esta cepa de la tuberculosis se multiplicó por cuatro en el pasado trimestre. Hasta ahora, 290 personas han muerto por la enfermedad, informa la agencia DPA. En total se han comunicado 437 casos, la mayoría de ellos en la provincia de KwaZulu-Natal, donde este tipo de bacteria apareció. Hace unas semanas, el caso de Andrew Speaker, un paciente con la cepa extremadamente resistente que tomó dos vuelos transoceánicos alertó a las autoridades sanitarias de todo el mundo y obligaron a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) a ponerle en cuarentena, una medida que no habían adoptado desde 1963. Una infección contagiosa La tuberculosis multirresistente (MDR-TB), de la que se detectan cada año 424.000 nuevos casos, se caracteriza por no responder a los tratamientos de primera línea. Esta cepa suele aparecer cuando los fármacos no se han utilizado de forma correcta. En segundo lugar está la cepa extremadamente resistente, la XDR, que es la que mantiene en vilo a los expertos. No sólo es resistente a los medicamentos de primera línea sino a casi todas las terapias antituberculosas, por lo que es prácticamente incurable y afecta a 25.000 y 30.000 personas cada año. Hasta la fecha, 37 países han confirmado casos de la cepa extremadamente resistente. Ambas cepas son contagiosas. La tuberculosis se transmite, fundamentalmente, por el aire y cada infectado, si no se trata, puede transmitir el bacilo a otras 10 o 15 personas. Según el último informe de la OMS sobre la epidemia, 1,6 millones de personas murieron en 2005 por culpa de la tuberculosis.

FUENTE. elmundo.es

www.elmundo.es


CAFE Y BLEFAROESPASMO

Café contra espasmo ocular. El aparente efecto protector se podría deber a la cafeína. Beber café aparentemente protege contra el blefaroespasmo, una contracción repetitiva y rítmica de los párpados, según un estudio realizado por científicos italianos.Los investigadores, de la Universidad de Bari, estudiaron el consumo de café y cigarros de 166 personas que padecen esta enfermedad, que puede provocar la ceguera temporal. Tomar una o dos tazas de café al día parece reducir los riesgos de ésta, dice el equipo, en un artículo publicado en la revista especializada Journal of Neurology, Neorosurgery and Psychiatry. La enfermedad, que toma su nombre de la palabra griega blefaro ("párpado") y de espasmo, la contracción involuntaria de los músculos, suele iniciarse entre los 50 y 70 años de edad. Aparentemente, afecta con mayor frecuencia a las mujeres que a los hombres.Los primeros síntomas pueden ser la irritación ocular, la sensibilidad a las luces brillantes y el parpadeo frecuente. ¿Cigarro o café? El catedrático Giovanni Defazio y sus colegas del Departamento de Ciencias Neurológicas y Psiquiátricas de la Universidad de Bari dijeron que un estudio anterior indicaba que fumar tenía un efecto protector contra la enfermedad. Ellos compararon los hábitos de beber café y fumar en pacientes que padecen de blefaroespasmo y en otros con espasmo hemifacial (un espasmo muscular similar que suele comenzar con los párpados pero luego se extiende a otros músculos de la cara) y en familiares de los pacientes.Nuestros resultados ponen en duda la asociación entre fumar y el blefaroespasmo, pero indican con mucha fuerza que el café tiene un efecto protector .Giovanni Defazio, jefe del equipo.En este estudio, no se notó ninguna asociación significativa respecto a los fumadores.Sin embargo, los bebedores de café parecieron menos propensos a desarrollar la enfermedad. El efecto parecía proporcional a la cantidad de café bebida. El comienzo de los espasmos aparentemente se demoraba más en los pacientes que bebían más café: 1,7 años por cada taza diaria adicional. ¿Cafeína? "Nuestros resultados ponen en duda la asociación entre fumar y el blefaroespasmo, pero indican con mucha fuerza que el café tiene un efecto protector", dijo Defazio. "Lo más probable es que el efecto protector se deba a la cafeína, pero la baja frecuencia de consumo de café descafeinado en Italia no nos permitió estudiar los efectos de la cafeína sobre el blefaroespasmo", añadió. Defazio señaló que la cafeína posiblemente bloquea los receptores cerebrales asociados con el espasmo, como aparentemente también ocurre con el mal de Parkinson.Otros investigadores consultados por la BBC dijeron que los resultados del estudio, aunque parecen interesantes, no se deberían tomar como concluyentes hasta que no se investiguen de forma independiente.


FUENTE BBC

Confirmado: La Sociedad Dominicana de Oftalmología desmiente que exista un 'brote' de conjuntivitis

SANTO DOMINGO, DN.-La Sociedad Dominicana de Oftalmología aclaró que no es cierto que exista en este momento un brote de conjuntivitis que esté afectando a la población dominicana. El doctor Herbert Stern, presidente de la Sociedad Dominicana de Oftalmología, dijo enfáticamente "que en este momento NO existe en nuestro país un Brote de Conjuntivitis, por lo que nos vemos en la necesidad de desmentir una noticia aparecida en la prensa nacional sobre este tema”. La sociedad oftalmológica alertó a la población a consultar para cualquier situación visual a los profesionales de la salud visual, que son los únicos especialistas capacitados para resolver cualquier enfermedad de los ojos. “Sugerimos de igual forma que los medios de comunicación se dirijan a la Sociedad Especializada como es la Sociedad Dominicana de Oftalmología, para dirimir noticias relacionadas con la salud visual, ya que en el caso de esta noticia en particular, el médico que hace la denuncia no es miembro de la Sociedad Dominicana de Oftalmología”. De este modo la entidad que agrupa a los profesionales de la oftalmología desmiente la principal información de este jueves del Listín Diario, que habla de que “Plaga de conjuntivitis se agrega a azote de dengue”, dando cuenta de una declaración del doctor Ernesto Gómez Mañón, de Santiago, a quien identifican como oftalmólogo. Según Gómez Mañón, en clínicas de Santiago se ha detectado un brote agresivo de conjuntivitis que se propaga rápidamente, y supuestamente el mayor número de casos se conoce en la capital. “La Sociedad Dominicana de Oftalmología se mantiene al servicio de la población para garantizar a través de sus miembros el óptimo manejo en el cuidado de los ojos de los dominicanos”, dice la declaración del doctor Herbert Stern, presidente de la Sociedad Dominicana de Oftalmología.
Fuente Clave digital